Expresión Libre

jueves, 2 de noviembre de 2017

Foto: Laguna de Barra de Navidad / Jesús Domínguez


Abraham Sánchez Sánchez


15 Homenaje a la amada tristeza de
un místico poeta trotamundos con
complejo de Edipo y peinado rockabilly

Madurando sobre el hostil hueco de la
resignación, desperdiciamos la
existencia en trabajos mal pagados.
Sufrir un poco y ¿Para qué?
De por sí ya duele bastante la vida con
la torturada barriga y estos sarapes rotos.
Arropados bajo el caluroso manto de ironía,
nos arrojamos sobre nubes
crispadas para relajar la rigidez de
un corazón petrificado.

Yo era un gran cocodrilo con cicatrices
abiertas desangrando a cada paso
Regresando a casa caminando
largamente bajo la lluvia.
Demasiado borracho para dormir con
dignidad sobre el polvo estelar
esparcido en la banqueta.
Del otro lado de la calle hay un
hombre con epilepsia, parece desear la
muerte con agotada paciencia.
Cada vez más cerca de fundirse en la
carroña de este rugido espantoso con
su aura dorada
Mejilla con mejilla, bailamos la
desgracia de un amor en colapso
contra el suelo
hasta atropellarnos en besos
angustiosos.

No hay nada en el corazón, también es
una visera
Sombra láctea en el lodo de la
monotonía
Erección tuberculosa vomitando poesía
Nunca le dije que la amaba cuando la
Tenía
porque la muy amarga soledad, ya lo
sabia.

Bizarra y azul es nuestra vieja tristeza
de arrugas y huesos flacos
moribundos.
Mi vida dextro dextro dextrozada por
tu maldito vivir, alma ansiosa de
aventuras, fuego fatuo.
Nos amamos mutuamente en magia
blanca, droga santa, flujo de conciencia
abre luz del encéfalo.
Guitarras galopantes golpean nuestros
sexos, y sin permiso nos han poseído
más allá de la epidermis.

Seamos amantes y patanes
Amantes y patanes! Amantes y patanes!
Criaturas enfermas danzando
nerviosas sobre el trémulo de
meditaciones superficiales.
Soy tuyo, siempre tuyo, tú me salvas
de mí mismo ¡Voy a matarte entre las
sabanas!
¡Abre la boca y traga navajas de
afeitar! Mmmmm... Dolor interno,
paraíso ardiente.
Traspasamos juntos el velo de isis tan
solo para descubrir un andrógino y
etéreo vacío celestial
Pasar la noche contigo fue un
terremoto guillotina de neuronas
electrificadas besos besos, largo olvido

Suplicio de caricias, sexo con la mente,
torbellino tántrico, chiquita muerte

¡PAGAME CON BESOS EN LA
ENTREPIERNA
TODO EL MARTIRIO DEDICADO A TU
AUSENCIA!

No No No No
importa si no puedes entenderlo.
En este momento siento que tengo
más poder que el propio Dios!
Pero otra vez caigo en el intento.

Mi canto / Alejandra Matuz


Nací hija de tierra istmeña,
donde a la sombra de un roble durmió
mi nahual esperando
en la tierna olla de barro
que mi obligo no vio danzar.
El sol arrulló mis entrañas
y sus brazos se hicieron cenizas
y en alianza con el viento,
el sol las ofrendó al mar.
Se hizo agua mi ombligo
y jugó entre cangrejos,
platicó con lirios,
y vio caer la tarde
y la mañana despertar,
zozobró entre peces
y danzó con mil tormentas.
Nací hija de tierra istmeña,
Crecí y me hice mar.

Alejandro Farías


Ser uno
Con el flujo del vuelo
Desdecir los presagios
Y empatar con tu cuerpo:
Que es el pulso del mundo
El baile en el andén,
Del puerto.
Ser uno
Con tu voz de helecho:
Palpitación en el sueño
Que nos habla
Con las olas
De la cadencia
Del cuerpo
Nocturno.
Ser uno
A la tierra
Donde repta tu silencio
De abrevadero infinito.
Ser uno
Dentro del volcán indómito

Cinthya Patricia Rodríguez


Escribí tres letras en el interior de tu piel.
Mientras la recorrí, besé tus suspiros
y acurruqué mis miedos en tu espalda.
Fui luna y brille como sol.
Pude tocar tu aura con tan solo sentirte.
Respiro y vivo a través de ti.
Recorro y penetro, porque soy luz.
Escuchó el bombeo de tu corazón
cuando a lo lejos te veo sonreír
porque represento la mitad de ti.
Vengo de la fuerza del volcán,
Nací de la furia del oleaje.
Soy un remolino de arena.
Me llaman esencia,
pero me origino en el espíritu.
Aparezco cuando unes tus manos
e inclinas tu cabeza
como señal de agradecimiento.
Me convierto en espejo
cuando hablas contigo mismo;
cuando logras ser sincero y trasparente.
Amo sentir cómo te acaricias
por las noches antes de dormir.
Cuando te aceptas y te perdonas.
Camino y bendigo tu existir...
Habito dentro de ti.